D. FRANCISCO LÓPEZ NAVARRETE, PRIMER BEATO DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN)

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN)

D. Francisco López Navarrete.

D. Francisco López Navarrete.

En la ceremonia celebrada en el Complejo Educativo de Tarragona el pasado día 13, se beatificaron a 522 mártires. De la provincia de Jaén, el Obispo Manuel Basulto, los sacerdotes Félix Pérez Portela y Francisco Solís Pedrajas; el seminarista, Manuel Aranda Espejo, el laico José María Poyatos Ruiz, y el sacerdote villanovense Francisco de Paula López Navarrete, primer beato nacido en la localidad. El cardenal Ángelo Amato, llamó a los mártires “Profetas de la paz en la Tierra”.

D. Francisco López Navarrete, nació en Villanueva del Arzobispo el 2 de marzo de 1892.

Estudió en el Seminario de Baeza y cantó su primera Misa en su pueblo natal el 1 de enero de 1917.

Fue destinado como párroco a Cañada Catena atrayéndose a todos los fieles por su sencillez, bondad y especialmente por su atención hacia los pobres. Poco tiempo después ocupó el cargo de coadjutor en Beas de Segura. Sus obras a favor de los menesterosos hizo que lo admiraran todos los vecinos: Lo mismo dejaba una limosna debajo de la almohada de un pobre enfermo, iba a hacer la cama o amortajar a algún desamparado.

Otra obra que se debe a su afán apostólico fue la creación de una escuela nocturna para obreros, padres y analfabetos. Al terminar las largas jornadas de trabajo en los campos, don Francisco los acogía en un aula improvisada, en las que le enseñaba: “cuentas, leer y escribir”.

En Beas cuenta con dos calles dedicadas a su memoria: la popular “Cuesta del Chorrillo”, que empieza junto a la casa donde vivió don Francisco y una travesía de la misma, “Travesía de López Navarrete”.

Villanueva del Arzobispo (1927-1933)

En mayo de 1927 llega D. Francisco a su pueblo natal. Es nombrado capellán de las Hijas de Cristo Rey, y ayuda al clero de la parroquia de San Andrés.

Durante estos seis años destaca en: la oración, ejercicio del ministerio sacerdotal, atención a pobres y enfermos, a los analfabetos, promoción de las vocaciones sacerdotales, cultivo de sus dotes artísticas… En Villanueva como en Beas se sucedieron algunos episodios en que don Francisco se despojaba de su propia ropa para darla a los pobres.

En este periodo continuó ejerciendo sus dotes artísticas, esculpió y pintó: una Dolorosa copia de Morales “el Divino”; una imagen de la Inmaculada, de unos 60 cms de altura; otra de la Virgen de los Dolores que se conserva en domicilio particular.; otros cuadros como un Ecce Homo y una Oración en el Huerto de los Olivos; una hermosa pintura mural que representa a la Virgen sedente.

“El cura de los pobres”- ORCERA, 1933-1936

D. Francisco tomó posesión de su parroquia, en Orcera, el día 12 de agosto de 1933. Con sus 41 años cumplidos, es un sacerdote en plena madurez personal.

Una de las declaraciones incluidas para su beatificación, decía: “Por estar los pueblos de Beas y Orcera cerca el uno del otro, desde hacía tiempo se hablaba en Orcera de las virtudes y vida tan santa de este sacerdote, lo cual pudimos descubrir en los primeros días de su llegada y ratificar en los cuatro años en que estuvo de párroco. Destacaba sobre todo por su caridad, entrega y vida de oración”.

En el Pleno del Ayuntamiento de Orcera, en marzo de 1992, a propuesta del alcalde y por unanimidad de los asistentes, se le dio el nombre de D. Francisco López Navarrete a la anterior calle, Calvo Sotelo. Poco después se puso el rótulo, realizado en cerámica. Más adelante y por suscripción popular se ha puesto un precioso azulejo en la fachada donde vivió don Francisco en Orcera; lo representa junto a la puerta principal de la parroquia de la Asunción, con la inscripción “Dichosos los perseguidos por hacer la voluntad de Dios, porque de ellos es el Reino de Dios”.

De nuevo en Villanueva. El martirio

Recaído de su enfermedad el 13 de julio marchó definitivamente a Villanueva.

Fueron a detenerlo el día 28 de agosto. Ante las amenazas de muerte que recibió dijo: “No tengo más que una vida y se la debo a Dios”.

Lo trasladaron por la carretera Córdoba-Valencia hasta la salida del túnel número 13 de la vía ferroviaria Baeza-Utiel .Don Francisco se puso de rodillas, bendijo a sus asesinos y con los brazos en cruz, mientras gritaba “Viva Cristo Rey”, fue acribillado por disparos.

El lugar se convirtió, desde los años cuarenta, en una continua peregrinación de vecinos de las localidades de Orcera, Beas, Villanueva y de la Sierra de Segura, que dejan flores y velas en el lugar del martirio. Cada 28 de agosto son varios los autobuses que ofrecen una eucaristía en el Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta, de Villanueva del Arzobispo por su alma y después se trasladan al lugar del martirio donde depositan ramos de flores.

En Villanueva del Arzobispo, el pleno de la Corporación municipal del día 19 de enero de 2004, acordó dar el nombre de “Beato López Navarrete”, a una nueva calle, trasera de la calle El Greco, tras petición cursada por el Cronista Oficial de la Ciudad.

En octubre del 2012 se colocó un azulejo en la casa de nacimiento del Beato.

Han sido centenares de personas de estas localidades las que han acudido al acto de beatificación celebrado en Tarragona, ya que se mantiene la fama de santo, de don Francisco López Navarrete, el hombre que abrazó a Dios y como dice el Cantar de los Cantares, no lo soltó jamás.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje