IV CENTENARIO DE LA COFRADÍA DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES EN SU SOLEDAD, MEDALLA DE ORO DE LA LOCALIDAD

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN)

Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores, en su Soledad 

Programación de actos

Son varios los actos celebrados  para conmemorar el IV Centenario, que tuvo su origen en la Solemne Eucaristía de Apertura celebrada en la iglesia Parroquial de San Andrés, el Día de la Cruz, y la presentación del cartel alusivo obra de Pedro Berbel. 

Conjuntamente con la Cofradía del Santo Entierro  y el párroco de la localidad D. Juan Carlos Córdoba, acordaron la celebración de una Eucaristía el día uno de noviembre, en el nuevo cementerio, Cristo de la Vera-Cruz. con las imágenes de la Virgen de los Dolores y Santo Entierro, y un rosario caminando hasta el cementerio de Nuestra Señora de la Fuensanta. 

“Gymkana del Día de Andalucía, con la participación de los centros de Secundaria, SAFA, Cristo Rey e IES “Nieves López Pastor”, con más de cien alumnos y varios monitores . El tema central fue la Virgen de los Dolores y su 400 aniversarios. Recorrieron las calles de Villanueva, comercios y gentes para descubrir, la cultura, tradición y patrimonio. Finalizó el recorrido en la sede de la Cofradía de la Virgen de los Dolores, donde miembros de la Junta Directiva, y alcalde, Gabriel Fajardo, realizaron la entrega de premios y ofrecieron a los participantes un desayuno tradicional y buenos momentos de convivencia”.  (Técnico de Cultura)

Auto Sacramental, así nos lo contó el Párroco Juan Carlos Córdoba: “ En el día de ayer pudimos vivir en nuestro templo parroquial un auto sacramental en honor de Nuestra Señora de los Dolores con motivo del IV centenario fundacional de su Hermandad. 

Desde nuestra comunidad agradecemos a todos los que han hecho posible este magnifico momento de oración ante la Virgen. Contemplando el misterio de la Virgen Dolorosa; gracias de modo especial al grupo ALCO, con Diego Jiménez a la cabeza, así como al coro parroquial, músicos, costaleros y cada uno de los miembros que han representado la obra. Que la Santísima virgen nos acompañe en nuestra peregrinación de la fe”.  

Quedan otras actividades por realizar, como : Certamen de Dibujo en los colegios de primaria,. Imposición de la Medalla de Oro de la localidad en la Misa de Clausura en mayo de 2023  y la Procesión Extraordinaria.

Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y  Santo Entierro

Este es el primitivo nombre que unía a estas Cofradías en sus orígenes, por lo que los acontecimientos vividos en común, así lo reflejarán.  Aunque la separación y aprobación de los Estatutos , de la Soledad  en torno a los años de 1990, ya en los siglos anteriores  hay una separación, reflejadas en los escritos de varios legajos,   entre ambas cofradías;  en los años cuarenta la cofradía del Santo Entierro, en sus estatutos, recibos y reuniones, no hace referencia a la Cofradía de la Virgen de los Dolores o Soledad. 

Este texto corresponde al periodo en que las dos cofradías, permanecen como una sola:

“Que consultados los documentos, del legajo de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro, en el archivo del convento de dominicas de Santa Ana, de nuestra ciudad, esta cofradía fue fundada en el convento de los basilios del monasterio de la Santa Cruz de Villanueva, (San Basilio Magno) el 30 de abril de 1623.

Que los primeros Alcaldes de la Cofradía fueron D. Juan Mexía Villodres y el licenciado D. Pedro Navarrete; como Diputados D. Gonzalo de Figueroa y D. Francisco Pérez.

Las primeras imágenes fueron obra del pintor y escultor Diego de Arce, cuidándolas con gran esmero. 

De la importancia de la cofradía y de su esplendor nos da idea la Bula de Concesiones y Privilegios que concede el Papa Urbano VIII en 1624 a todos los hermanos de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro.

Esta Bula en pergamino y escrita en latín, tiene un cordón amarillo y morado del que pende el sello papal en plomo, con la efigie de San Pedro y San Pablo, en una cara y la de Urbano VIII en la otra.

De este documento, la transcripción del latín indica: “ …los mismos cofrades, penitentes, que confesados y comulgados visiten con devoción la Iglesia en las festividades de la Circuncisión y Transfiguración de Nuestro Señor Jesucristo y Asunción de la Bienaventurada Virgen María, que orasen en estas festividades, les concedemos siete años y otras tantas cuarentenas de perdón”.

En un inventario del año 1646, nos informa que la capilla de estas imágenes, está situada junto a la puerta principal. Que la capilla fue donada por los monjes en escritura  otorgada ante Julio de Trillo el  año 1624. Que en la capilla hay un bastidor y llave,  esteras nuevas, un retablo nuevo, costeado por los hermanos de la cofradía, que sale desde dicha capilla al claustro  bajo de dicho monasterio. Que una ventana con su vidriera correspondiente cae a la calle San Basilio; un cepo nuevo con su candado para recibir la limosna de los fieles;  varios cuadros  de Nuestra Señora de la Soledad y San Juan Bautista. Que hay una lámpara, que debe permanecer encendida los lunes, miércoles y viernes; hay una cruz para el altar con todas las insignias de la pasión; una imagen de talla de  cuerpo entero con sudario dorado de Cristo, para ejecutar el paso del Descendimiento, el Viernes Santo por la tarde; dos almohadas de lienzo  bordadas de hilo de oro, que sirven para que tenga la cabeza reclinada en la urna, un sudario morado; una Cruz dorada de la Cofradía de los pastores; una urna tallada dorada por el frontis, a expensas de limosnas hecha por Alfonso Herrera, con marco de vidrio, costeado por D. Bernardo García sepulcro de madera con su tapa, todo dorado para celebrar su entierro. Una imagen de Nuestra Señora en su Soledad, recientemente refrescada en rostro y manos, un jubón de tafetán negro, una basquiña, un manto de tafetán, negro muy viejo… 

Fue una cofradía adelantada a su tiempo. Cuando los gastos aumentaban por distintos motivos, realizaron funciones de toros y de teatro, para con los ingresos obtenidos pagar varias obras o aumentar el ajuar de las imágenes. En 1743 en la Plaza Mayor realizan una función de toros, el beneficio sirvió para costear un nuevo retablo a la Virgen de la Soledad y años después 1785 la representación de una función teatral, dio beneficios para comprarle una media luna de plata. 

La revisión de los libros de cuentas, nos permite conocer los ingresos y gastos durante un largo periodo. Las cuotas de ingreso de los cofrades; varios censos que le proporcionan unas cantidades interesantes ; la petición que se hacía con huchas ante la puerta del monasterio, en los días de Semana Santa; las donaciones de un olivar en la Rambla, que lo arriendan y un haza en el lugar Peña Hurta. Son dueños de dos casas una en la calle del Prior y otra en calle Platería, su venta proporciona una ayuda económica.

Los gastos más frecuentes son las obras de conservación de la capilla, de las imágenes o adquisición de mantos para la imagen. La compra de cera, de aceite para la lámpara, y la Música de Capilla para la procesión del Viernes Santo…

La Guerra de la Independencia influyó en la vida de la Cofradía. Las imágenes y legajos, se trasladaron del convento de San Basilio, que ocuparon las tropas francesas o españolas, hasta el convento de las dominicas de Santa Ana, que cuidaron de manera ejemplar de imágenes y documentos. Al finalizar la guerra los basilios, ya no pudieron volver al  monasterio, en uno de los escritos podemos leer: “que por la desgracia de la guerra fueron desalojados los monjes, causando las tropas una total destrucción del edificio…”

Posteriormente todas las imágenes fueron destruidas en el periodo de 1936 al 1939. 

Imagen de la Virgen 

José Rivera, talló una imagen de la Virgen de los Dolores, demasiado pequeña, por lo que los cofrades, decidieron encargar una nueva imagen a D. Domingo Sánchez Mesa, de una gran belleza y que agradó a la Junta y fieles;  quedando la de José Rivera en el convento de dominicas de Santa Ana.

Hemos encontrado el esfuerzo, el tesón, la ilusión de cada una de las Presidentas y Junta Directiva desde los años cuarenta hasta la actualidad, en donde a la labor de la mujer ha llevado el camino de la Cofradía por los mejores periodos en cuanto al cuidado, renovación de imágenes, tronos, con una concienciación de una numerosa parte de la vecindad que han hecho un modelo de trabajo.

Las distintas mujeres que han ocupado el cargo de Presidentas, en la última etapa del siglo XX y XXI, han escrito las más bellas páginas de entrega a la Semana Santa y a nuestra localidad: – Arrimar el hombro para la recuperación de la Semana Santa local, colaboración en las entidades de ayuda a los necesitados, en Cáritas, con su aportación económica personal, ante la falta de ingresos. En constituirse como un pequeño grupo familiar para recuperar  la entidad como Cofradía; superar con gran entrega el infortunio de incendio en uno de los mantos de la Virgen; nuevo trono, preocupación por la restauración de la imagen; ser la primera en que sonase el Himno de Andalucía a la salida de la imagen; en distintas etapas la compra, edificación  y decoración de la Casa de Hermandad; adquisiciones de Bandera, banderín, el cambio de atuendo en la vestimenta de la Virgen; el impulso a la formación y mantenimiento de la Agrupación Musical; la coronación litúrgica de la Virgen de los Dolores; la impresión de varios números de la revista “Soledad”; la restauración de la imagen, Cruz de Guía y la predisposición siempre a la aportación y ayuda a los más desfavorecidos de la localidad.

.- Continúan con las celebraciones de los actos, que finalizarán con la entrega de la Medalla de Oro a la Cofradía, y la procesión extraordinaria en el mes de mayo. 

FUENTE: EL CRONISTA

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje