PARADIGMA

POR PEPE MONTESERÍN, CRONISTA OFICIAL DE PRAVIA (ASTURIAS)

pintadas rufo  oviedo 05 10 15 foto alex piña

Pienso en la decadencia de nuestra sociedad (la clase política es un reflejo) y en la escultura de “Rufo”, ubicada en Uría esquina Doctor Casal, por sufragio popular dedicada a un perro vagabundo, conocido y respetado por su fidelidad, saber estar, saber irse, sobriedad, modestia, mesura y nobleza, o sea, buena fe más que pedigrí, y evoco aquella ocasión en que a un exultante y exitoso Molière, al salir del estreno de “Las preciosas ridículas”, en noviembre de 1659, en la Théâtre du Petit-Bourbon, de París, le salió al paso un mendigo de mano temblorosa a quien entregó un luis de oro; el pordiosero creyó que el dramaturgo se había equivocado con tan espléndida limosna y quiso advertirle; Molière confirmó la dádiva, le entregó otro luis, en atención a la honradez del mangante, y exclamó: “¡Dios mío, dónde fue a refugiarse la virtud!”.

Fuente: http://www.lne.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje