ESTAMPAS NAVETAS – TIEMPO CAMBIANTE, CON LA SORPRESA DEL GRANIZO

POR LEOCADIO REDONDO ESPINA, CRONISTA OFICIAL DE NAVA (ASTURIAS).

Pumar (manzano) con brotes de flor

Ya dice el refrán que, cuando marzo mayea, puede ocurrir que en mayo nos toque aguantar algún ramalazo más propio del mes de los ñeros. En cualquier caso, con tiempo cambiante pero mayormente bueno, lo más destacado del mes de las flores fue, seguramente, la violenta granizada que cayó sobre el concejo a primera hora de la tarde del lunes 10, con el consiguiente impacto sobre floraciones y huertas, si bien se nos informa que no en todos los puntos del concejo tuvo la tormenta la misma intensidad.

Como casi siempre, no faltaron tampoco las defunciones, y así ocurrió la primera el 13, cuando faltó Sabina Fernández Noval, a los 95 años. Vecina de Nava y nacida en Pola de Siero, Sabina era viuda de Ignacio Montes, con el que tuvo dos hijos; José Ignacio y Marco Antonio. Luego, el 17 finaba en Gijón Manuel de la Fuente Llamedo, a los 87 años. Natural de La Ventuca, Monga, parroquia de Tresali, estaba casado con Carmina Ordoñez Fuente, con la que tuvo dos hijos; Manuel y José Luis. 

Y el 19 nos dejaba en Nava  Agustina Artos Estrada, a los 81 años. Conocida por todos como “la Torrenda”, poco queda que añadir a lo dicho por D. Alberto Torga en el funeral y después por José María Álvarez Ordoñez en estas páginas. Agustina había nacido en Lloréu, y su marido, José “el Torrendu”, lo había hecho en Carbayal, ambos de la parroquia de Priandi, y la familia pasó desde 1970 a vivir en la calle de La Colegiata, regentando un bar hasta los 80. Ahora, con la falta de Agustina, que era una mujer alegre, buena y ocurrente, se va también una parte importante de la historia de  los últimos cincuenta años de la mentada calle.

Después, el 21 era Manuel Ángel Parajón Cantera el que nos dejaba. Manuel Ángel, que contaba 58 años, era hijo de Graciano y de Carmen, y hermano de Juli, Dita, Bea, Mari Carmen, Mari Sol y José, y padre de Melisa. Y el 22 faltaba en Priandi Jesús Viejo Alonso, “Chuchu”, a los 80 años. Viudo de María Oliva Rojo Camblor, con la que tuvo a María Jesús, Mariluz, Ignacio, Diamantina, Miguel y Rosi, Jesús había nacido en Bermiego, concejo de Quirós.

 Por último, el 25 finaba en Sierra parroquia de El Remediu, José Jesús Camblor Posada, a los 64 años. Estaba casado con María Azucena Castaño Montes, con la que tenía una hija, Aroa. Mientras que el 27 lo hacía en Purnea, parroquia de Cuenya, Víctor Vega Nava. Víctor, que contaba 90 años y había intervenido en la construcción del famoso túnel de La Florida, estaba casado con Piedad San Martín Alonso.   

En otro orden de cosas, la situación sanitaria ha mejorado, la gente respira con más confianza, y el camino hacia la normalidad va ocupando su espacio en la vida del concejo.

FUENTE: CRONISTA

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje