DOS HERMANOS, TRES CIUDADES MADRES Y TAMBIÉN: EL PADRE, EL HIJO Y EL SASTRE

POR FRANCISCO CILLÀN CILLÀN CRONISTA OFICIAL DE PUERTO DE SANTA CRUZ Y DE SANTA CRUZ DE LA SIERRA (CÁCERES).

Los padres de Ñuflo de Chaves fueron Álvaro de Escobar, el Viejo, y doña María de Sotomayor García de Chaves y Mexía. Según Francisco Cillán, Cronista Oficial de Puerto de Santa Cruz y de Santa Cruz de la Sierra (España), fueron “siete hermanos, todos varones, ocupando él el quinto lugar por fecha de nacimiento”.

Como es sabido, en aquel tiempo, los hijos tomaban el apellido de alguno de sus antecesores. Es así que uno de los hermanos de Ñuflo de Chaves fue el militar Don Alonso de Escobar, cuya importancia en la conquista no fue menor, puesto que estará en las primeras poblaciones de Buenos Aires y en Asunción.

Fracasado aquel intento, y después de penosos sufrimientos, Alonso de Escobar acompaña a Juan de Salazar y Espinosa en la expedición que funda Asunción el 15 de agosto de 1537.

Podemos especular algo natural y lógico como que, una vez fundada la nueva ciudad, Alonso le escribe a su familia y les cuenta que está vivo y lo que vio en el nuevo mundo; pero lo cierto es que su hermano menor, Ñuflo de Chaves, militar también, tres años después se embarca con Alvar Núñez Cabeza de Vaca en el Puerto de Sanlúcar, llegando a Santa Catalina (hoy Florianópolis) el 29 de marzo de 1541.

En 1544, por conflictos políticos, Irala destierra a Cabeza de Vaca y es conducido a España por Juan de Salazar y Espinosa y Alonso de Escobar; ambos amigos, exploradores y pioneros de la primera expedición. Hay quienes afirman que Alonso tuvo su primer hijo en febrero de 1545, en Asunción; esto implica que no lo sabía en ese viaje y que era criollo o mestizo. Ningún autor menciona el nombre de la madre, aún.

Salazar y Escobar retornan a Asunción en 1547. Alonso conoce y reconoce a su hijo.  Probablemente los hermanos se encuentran otra vez; Ñuflo retornaba de una expedición en el Pilcomayo y sale nuevamente en 1548, llegando por primera vez a Lima, como ya hemos mencionado, convirtiéndose en el primer hombre que recorre esa ruta transcontinental.

Salazar y Escobar vuelven a España al poco tiempo. Alonso de Escobar se casó en Extremadura con Doña N. Cervantes Paredes; lo que explica sus idas y venidas. Cillán no dice el nombre de la dama, pero afirma que Alonso de Escobar y su hermano Pedro Mexía de Escobar, “casaron con dos hijas del matrimonio Rodrigo de Cervantes y Estebanía de Paredes”. Alonso “con la mayor de las hijas del citado matrimonio, con la que tuvo un hijo que casó con una hija de Hernando Calderón de Grados y una hija, que casó con un hijo de Juan Pizarro de Torres”. Su hermano menor, Pedro, se casó con Isabel de Cervantes…  Y hasta ahí dejamos esta rama.

Confirmadas y documentadas las “coordenadas”, todo indica que hay nuevo encuentro de los hermanos santacruceños y Alonso felicita a Ñuflo por su nuevo estado civil y el nacimiento de un niño y una niña, que seguro jugaban con su primito.

Alonso de Escobar fallece en 1556 ó 57, no se sabe dónde. Como hemos visto, dejó un hijo en Asunción con su mismo nombre y apellido, quien más adelante “se casó por el 1569 con Inés Suárez de Toledo, hija de Martín Suárez de Toledo, gobernador interino de Asunción de 1572 al 1574”, afirma Cillán.

Los tres llevarán, desde Asunción, sus esposas e hijos tres años después y tendrán hijos cruceños también. Los hijos de Ñuflo y Elvira serán 5, dos hombres y tres mujeres; la menor nació en Santa Cruz de la Sierra, según un estudio que hizo Bismark Cuéllar, en el que calculó hasta los tiempos y las posibilidades de concepción y nacimiento, ya que el activo conquistador era una “flecha humana” que no se quedaba quieto o no lo dejaban quedarse en un sólo lugar, cumpliendo misiones.

Juan de Salazar muere en Asunción en 1560. No sabemos si era pariente de Hernando de Salazar, sólo se sabe que en aquel siglo el apellido había tomado renombre en Castilla la Vieja, donde existe un pueblo denominado Salazar.

El otro Alonso, el sastre, vivió en Asunción según la misma fuente. Parece que más le agradaba cortar tela y cuero que los viajes afanosos y tuvo suficiente con la primera travesía por tierra. Fue de los pocos que se quedaron cuando Ñuflo de Chaves organizó el Éxodo asunceño hacia Santa Cruz de la Sierra, en 1564. Sobre esta enorme expedición y la muerte de Ñuflo de Chaves, en 1568, prepararé un artículo actualizado, tratando de determinar la situación política y el lugar preciso o aproximado, cerca de Roboré.

Como hemos podido ver, la influencia de estos dos hermanos extremeños, en el nacimiento de las tres Ciudades Madres del Sur, fue histórica y digna de entusiastas y profundos estudios.

FUENTE: https://eju.tv/2021/07/dos-hermanos-tres-ciudades-madres-y-tambien-el-padre-el-hijo-y-el-sastre/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje