LA CAPILLA DEL CARMEN DE ARRIONDAS ESTRENARÁ CAMPANAS

POR FRANCISCO JOSÉ ROZADA MARTÍNEZ, CRONISTA OFICIAL DE  PARRES-ARRIONDAS (ASTURIAS).

Proceso de fundición de la campana

Transcurridos 85 años desde que tocaron por última vez las campanas de la antigua y desaparecida iglesia parroquial de San Martín, y 63 años después de la bendición e inauguración de la capilla de Nuestra Señora del Carmen, dentro de un año -el día 16 de julio de 2022, sábado- volverán a poder escucharse en la misma las dos campanas que están proyectadas para la -hasta ahora- vacía espadaña de la misma.

Las nuevas campanas serán fundidas en bronce en la prestigiosa empresa de campaneros Hnos. Portilla, de Gajano (Cantabria), una con una boca de 56 cm. y 125 kg. de peso, mientras su ´compañera´ de espadaña tendrá un diámetro de boca de 50 cm. y un peso de 85 kg.

A las puertas del cementerio parroquial su sonido volverá a hacerse presente tras la pérdida de las anteriores en el año 1937.

Cada una será nominada y dedicada como es tradicional en estos casos, y ambas llevarán los nombres e inscripciones que este cronista decida personalmente, puesto que se trata de una donación personal de quien escribe estas líneas, el cual se hace cargo del importe íntegro que conlleva la fundición, traslado e instalación de las dos campanas, con todos los demás gastos que se puedan ocasionar.

La pandemia -que sigue entre nosotros- ha impedido que este acto se celebrase este año; esperemos que sea una realidad plena dentro de doce meses.

——————————————————————————

La antigua iglesia parroquial de Arriondas estuvo junto al cementerio parroquial durante siglos, y ya es citado San Martín (su patrono y titular) en el Libro Becerro de la Catedral de Oviedo, hace 635 años.

Se llama Libro Becerro a un códice medieval en el cual eran copiados los privilegios de las iglesias y de los monasterios. Datado entre 1385 y 1389 está compuesto por 455 folios en pergamino y formado por 93 documentos escritos en castellano. Entre otras referencias al concejo de Parres, se cita a “Santo Martino de Quadrobenna”, iglesia con un manso (tierras exentas de impuestos) de cuatro días de bueyes.

La que durante siglos fue iglesia parroquial de San Martín, en las inmediaciones del cementerio parragués, pasó por dos periodos de infortunio y destrucción en los últimos ciento dieciséis años.

En 1905 un incendio causó graves destrozos en la misma. Aunque en esas mismas fechas se inauguraba la iglesia actual, en la villa de Arriondas, los poco más de mil habitantes que estaban censados, volvieron a restaurar su antiguo templo, el cual se reabrió el 11 de noviembre de 1906.

Era el día del patrono, San Martín de Tours, pero desde esa fecha pasó a denominarse Santuario de Ntra. Sra. del Carmen, fundándose en el año 1909 una cofradía del Carmen que sigue presente en la vida parroquial hasta nuestros días con 112 cofrades, la única que sobrevive en los tiempos modernos.

La razón es que se veneraba una imagen bajo esa advocación en el retablo central, y los vecinos de Cuadroveña celebraban fiestas en su honor el día 16 de julio, así como su fiesta sacramental -dos días después- desde tiempos muy antiguos.

La antigua iglesia fue destruida durante la Guerra Civil al haber sido alcanzada por varios cañonazos que también destruyeron la casa rectoral, cañonazos de las llamadas Fuerzas Nacionales para abatir a los grupos de republicanos que se encontraban en ese lugar, según dejó escrito el cura de la época don Rafael Álvarez García.

Casi dos décadas tuvieron que pasar para que -en mayo de 1956- comenzasen las obras de reedificación de este templo, pero en este caso dedicado a la Virgen del Carmen.

Año y medio después se paralizaron las obras, puesto que, de las 87.290 pts. invertidas, sólo se habían recogido poco más de 44.000, de las cuales casi 39.000 habían sido donativos de hijos de la parroquia residentes en el continente americano.

Finalmente, la capilla se inauguró y abrió al culto el 16 de julio de 1959. El gasto total fue de 599.474 pts.,

Más de una década después aún quedaba una deuda de 443.678 pts.

La capilla levanta sus muros en mampostería vista y utiliza sillares en sus puertas, ventanas y esquinales.

La fachada -a los pies de la capilla- está enlucida y pintada en blanco, al igual que la parte baja del muro sur y la sacristía del mismo. En el centro del imafronte aparece -labrado en piedra- el escudo del Carmelo, rematando en los laterales con sendos pináculos, y -en la parte alta central- se encuentra la espadaña de sillares de dos ojos y cubierta a dos aguas.

Consta la capilla de una nave, tejado con doble vertiente, tiene dos puertas de acceso, la principal en su cara oeste y sitúa otra en su cara sur.

En los laterales de su cabecera incorpora una sacristía en el lado sur, así como una pequeña capilla en el lado norte utilizada a modo de osario con pequeños nichos, reservados para sacerdotes que estuvieron relacionados con la parroquia, mientras el párroco que promovió la construcción de la nueva capilla (don Manuel Riera Prida) yace en una sepultura especial en la nave central, próxima al presbiterio.

La mayor parte de su muro testero se cubre con mármol rosáceo, mientras el zócalo del mismo se reviste con mármol negro veteado. En este mismo muro se reservan dos repisas, una para la imagen de su titular Ntra. Sra. del Carmen, y otra para la imagen de San José, junto con un Cristo Crucificado -restaurado en 2017- en el centro.

Para el sagrario se reserva una pequeña hornacina central, excavada en el mismo muro testero. El cuerpo central de la mesa del altar tiene forma de pirámide truncada e invertida, y lleva el escudo del Carmelo en su frontis.

La capilla se utiliza, fundamentalmente, para la novena y fiesta de Ntra. Sra. del Carmen, en el mes de julio, algo que no se ha podido celebrar tanto el año pasado como éste, debido a las prevenciones relacionadas con la pandemia que tanto se ha alargado en todo el mundo.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje