UN AVIÓN POR SUSCRIPCIÓN POPULAR, EL LEÓN Y LA COLUMNA

POR ALBERTO GONZALEZ, CRONISTA OFICIAL DE BADAJOZ.

Entre el 22 de julio y el 9 de agosto de 1921, hace ahora justo un siglo, acaeció el episodio más aciago, quizá, de la historia militar de España. El desastre de Annual, con muerte de miles de soldados, unidades destrozadas, jefes desaparecidos, riesgo de perder Melilla y otras graves amenazas atajadas in extremis por la recién creada Legión. Solo en 1925 con el desembarco de Alhucemas se recuperó el dominio de la situación mediante una serie de acciones en las que, junto a efectivos de toda España, participaron los regimientos Gravelinas y Castilla de Badajoz.

Para reforzar el equipamiento y la moral de las tropas se lanzó una llamada de apoyo a la empresa a la que España respondió generosamente. Entre las ciudades más destacadas figuró Badajoz, donde instituciones, periódicos y toda clase de colectivos se volcaron, logrando que además de dos camiones Ford; impermeables, colchonetas y camillas producidos en la fábrica Villareal de la calle Madre de Dios; medicinas donadas por el farmacéutico doctor Camacho; metálico, tabaco y otros bastimentos, la población regalara a sus soldados nada menos que un magnífico avión.

Fue un moderno aparato De Havilland 65, con motor Napier de 450 HP, fabricado en Inglaterra, cuyo coste de 90.000 pesetas se sufragó por suscripción popular. Por su tamaño y potencia fue el mejor, con diferencia, de los que otras provincias donaron a sus unidades.

El avión, al que se impuso como nombre Badajoz, fue entregado el 10 de febrero de 1922 en el aeródromo de Cuatro Vientos, Madrid, en ceremonia que presidió la reina Victoria Eugenia, por una comisión que encabezaba Fulgencio Trujillo Santos, alcalde de la ciudad, presidente de la Junta Patriótica Provincial y propietario del periódico El Noticiero Extremeño, que junto con su colega Nuevo Diario de Badajoz, del exalcalde Alberto Merino de Torres, y la Asociación de la Prensa, promovieron la adquisición del aeroplano. También estuvieron presentes el ministro de la Guerra, Juan de la Cierva; jefe de la Aeronáutica Militar, general Echagüe; gobernador militar de Badajoz, general Bazán; su antecesor, a la sazón de Madrid, general Burguete y otros dignatarios. El obispo pacense, Ramón Pérez Rodríguez, bendijo el aparato.

Finalmente el avión realizó un vuelo de exhibición pilotado por el mismo capitán Ortodever, que lo había traído desde Inglaterra, acompañado por otro De Havilland de la aviación militar española pilotado por el capitán García Gracia y el teniente Garrido, y un Ansaldo tripulado por el alférez Canudas.

El ejercicio fue filmado por reporteros de toda España, algunos de Badajoz, como los cineastas Fernando Garrorena y Miguel Silgo, y el acto reseñado por la prensa nacional con el acertado comentario: ‘Badajoz levanta el vuelo’.

Cuatro años después la ciudad sufragó el monumento al pintor Luis de Morales de la plaza de España. Lo que patentiza que aquí, realizar cosas importantes por suscripción popular es cosa antigua.

 

FUENTE: https://www.hoy.es/opinion/avion-suscripcion-popular-20210718000327-ntvo.html#

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje