LA ESCUELA PÚBLICA EN VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (VIII) 1931-1939

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN).

Desayuno a los alumnos ofrecido por las autoridades

Estado de los edificios, recursos y servicios

Son  reiterativas  las peticiones de los maestros al Ayuntamiento para el arreglo de desperfectos o pintura de las escuelas.

Solicitan al Gobernador Civil, a través del Inspector de Primera Enseñanza D. Santos Samper, revisasen el expediente por el que se debían recibir 25.000 pesetas para la instrucción pública.

En 1934 el Gobernador Civil, a través de una circular, pide a las autoridades locales, que sin excusas procedan a instalar las escuelas en condiciones de higiene y pedagogía.

Por parte del concejal Sr. Uceda se pide la pavimentación del patio del Colegio Mercedes; las maestras solicitan el blanqueo de las escuelas, reparación y arreglo del tejado, la reparación de los cristales rotos y dotar las ventanas con una protección de una tela metálica. 

Además de los locales preocupaba a los maestros el mobiliario, más aún si se iba a abrir una nueva escuela. Los carpinteros locales, colaboraron a dignificar estos locales: “Que se saque a concurso entre los carpinteros locales el mobiliario de las escuelas de nueva creación: mesas, bancos bipersonales, sillón del profesorado y armario”. En otro momento era una petición de socorro para la dignidad de los alumnos: “En algunas escuelas tienen los niños que permanecer de rodillas, apoyados en sus talones durante las horas de clase”.  

En 1934 se dotó a una escuela de una radio marca Telefunken y a las niñas mesas para que pudieran aprender corte y confección.

En 1937 los maestros solicitaron 100 ejemplares de cada serie de cuentos antifascistas editados por el Ministerio de Instrucción Pública. El escrito se dirigió a la Federación de Valencia.

Una maestra, Rosario Muñoz 

María Dolores de la Rosa, maestra comprometida y que murió joven

En mi charla con Rosario unos meses antes de su muerte, evocó este periodo como maestra. (Pertenecía a una familia de maestros entregados a su vocación y que habían regentado una Academia de Segunda Enseñanza)  “En 1934 en el mes de septiembre tomé posesión de la escuela de niñas, número 7. Encontré un local digno, bien orientado, con dos ventanas y un incipiente jardín y un buen espacio para correr, Este local había pertenecido al antiguo Colegio-Academia de María Auxiliadora. Las mesas para las niñas eran cuadradas y una mesa rectangular y que dedicamos a corte y otros trabajos especiales. El alcalde, Sr, Tera visitaba nuestras exposiciones y ponía, como médico, reparos al dibujo de una niña sobre el aparato digestivo, porque con seguridad tendría la paciente vómitos. La visita esporádica del Inspector D. Diego Cabreras, las representaciones teatrales o recitados de poemas animaban la vida escolar. La pequeña Sacramento recitando una estrofa de Rubén Darío, “Margarita está linda la mar…”. Después me marché a Cádiz y he sacado la conclusión que teniendo vocación y amor a los niños muchos problemas se resuelven y hay motivos de gozo y satisfacción.

Recuerdos de un alumno, Alfonso González

De las llamadas Escuelas Nuevas, “Grupo Escolar Mercedes”, nos ha contado: “Los alumnos José Barbero Pinel y Policronio Montoro, realizaron un mapa de España, con piedras incrustadas en el suelo. Como nuevos métodos pedagógicos dábamos las clases en las eras cercanas.

La encargada de la limpieza era Isabelica, que nos daba a los alumnos, en el recreo, agua del pozo.

Los castigos a los alumnos consistía en dejarlos encerrados en la clase sin comer, durante el periodo de una a tres. Algunos pícaros se saltaban las ventanas de la escuela, marchaban a comer a sus casas y regresaban a la escuela por el mismo lugar, antes de la entrada de maestros y alumnos.

En 1936-37, ante la falta de maestros se admitieron las instancias de los vecinos para desempeñar las escuelas vacantes. El Consejo Escolar era “selectivo” y solamente aceptaba a los peticionarios con ideología de izquierdas. Los maestros comprendidos en los remplazos de 1915 a 1922 tuvieron que pasar reconocimiento médico obligatorio y fueron llamados a filas en junio de 1.937. Marcharon a la población cercana de Beas de Segura, donde recibieron la instrucción premilitar.

El cobro de la Casa-Habitación 

Fueron numerosas las quejas de los maestros por no percibir el pago de la casa-habitación. El Consejo Escolar, se negó al pago por una sentencia del Tribunal Supremo sobre el abono de indemnización por casa-habitación se había manifestado en sentido negativo en el Ayuntamiento de Tejares (Salamanca). La Inspección Provincial recordó al Ayuntamiento la obligación de este pago. El alcalde de Jaén en un oficio pidió que todos los Ayuntamientos solicitasen al Ministerio de Instrucción, que este pago pasase a ser misión del Estado.

FUENTE: CRONISTA

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje