LA MEDIDA DEL TIEMPO

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ).

Todo pasa muy deprisa. 2021 llega a su final. La fugacidad del tiempo traspasa los trescientos sesenta y cinco días que median desde el día de año nuevo, el primer día, hasta el que trae la noche vieja, el último. Parece que antes, hace años, todo era más amplio, más lento. Pero el tiempo vuela como las nubes, como las naves, como las sombras. ¡Ay años de la niñez en el que el tiempo no existe! Mientras suenen las campanadas, pasará un tiempo sin tiempo. Un segundo es todo y nada.

MAQUINARIA DEL RELOJ DE LA TORRE DE SAN PEDRO. La Corporación Municipal, en la sesión del 11 de julio de 1853, acordó adquirir un reloj al artífice Lázaro González Ortigosa, vecino de Jerez de los Caballeros. Obligándose a hacer un reloj vertical, rodaje de bronce, las varas de las ruedas de hierro bruñido, con escape de rueda catalina áncora y péndola real. Cuerda para cuatro días, dándosela por su cigüeñal. Su adquisición y colocación importó 6.775 reales. Se instaló en la torre de la parroquia.

Años más tarde, en 1899, el relojero Pedro Pérez de Badajoz realizó reparaciones y modificaciones en su maquinaria. Este relojero instaló en 1892 el reloj de la torre de la catedral de Badajoz.

(La maquinaria del reloj de la torre de la Iglesia de San Pedro Apóstol, al ser éste electrificado, está en una de las dependencias del Espacio Cultural de la Comunidad de Labradores).

FUENTE: https://www.facebook.com/manuel.garciacienfuegos

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje