EN NOREÑA …. LOS CABALLEROS ESTÁN DE FIESTA

POR MIGUEL ÁNGEL FUENTE CALLEJA, CRONISTA OFICIAL DE NOREÑA (ASTURIAS)

A. Enguix

Hace 34 años que ocho amigos se juntaron para celebrar la fiesta de San Marcos y casi sin querer, formaron una de las asociaciones culturales más longevas de Noreña que se mantiene en plena actualidad con sus fiestas del Picadillo y del Sabadiego en honor de San Marcos que se celebrarán a finales de abril.

La Orden del Sabadiego nació como un intento de revitalizar la vida cultural del concejo y tres décadas después, siguen siendo embajadores de su tierra allá donde van. Son una cofradía gastronómica consolidada y han paseado por toda España la tradición chacinera del concejo.

De entre todos los productos típicos de la gastronomía noreñense eligieron el Sabadiego. Un embutido a caballo entre el chorizo y la morcilla, de origen humilde, ya que se preparaba con carnes de mala calidad. Tan mala, que la iglesia autorizaba su consumo en sábado. Además de adoptarlo como seña de identidad, la cofradía decidió relanzarlo y convertirlo en un producto de primera.

A. Maestre (3)

No es el único rasgo de Noreña que estos caballeros han querido destacar. Llevan capa para protegerse del frío, y como homenaje al gremio de los zapateros, que enriqueció al concejo antes que la industria cárnica y eran portadores de tan típica prenda de abrigo.

Una de sus primeras actividades, lejos de presumir de gastronomía local, fue homenajear a diferentes personas y entidades de dentro y fuera del municipio. Los premios Villa y Condado llevan 30 años reconociendo la labor de innumerables personalidades y las localidades chacineras como Burgo de Osma en Soria así como Candelario y Guijuelo en Salamanca son conocedores de sus promociones culinarias, sin olvidarnos de «Los Cocidos del Camino» que fomentan por media España con respuesta positiva de decenas de pueblos del Camino de  Santiago.

El actual presidente de la Orden del Sabadiego, Mariano González Cuesta piensa en el futuro: no encuentra relevo generacional para su tarea. Los tiempos han cambiado, dicen, y la juventud no se mueve por las mismas inquietudes de aquellos amigos que en abril de 1988, decidieron colocar su concejo en el lugar que creían  merecer y vaya si lo lograron. Una originalidad que mantienen desde hace  más de tres décadas.

FUENTE: CRONISTA

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje